Críticas al manifiesto feminista del 8M 2019 (Parte 1)

553
manifiesto feminista 8m 2019

Creo que el título del artículo lo dice todo, así que evitaremos los preámbulos e iremos directos al grano. Quizá esta última palabra defina con gran exactitud lo que pienso del manifiesto de la huelga feminista y la degeneración de un movimiento que fue necesario en su día.

Como si de uno de esos infernales e interminables mails se tratara, daré mi opinión en cada párrafo del manifiesto. De esta manera conoceréis el manifiesto, aquellos que no lo conozcan, y los que lo conozcan, podrán directamente ir a leer una opinión de alguien que cree que esto es un circo carente de rigor, en varios planos, no en todos, lógicamente. Volviendo al formato de respuesta de correo electrónico dotaré a mis respuestas de la característica cursiva para diferenciarlas.

 

MANIFIESTO COMISIÓN FEMINISTA 8 DE MARZO MADRID Y CRÍTICAS

 

Si paran ellas se para el mundo

MANIFIESTO

El 8 de marzo de 2018 millones de mujeres en todo el mundo protagonizamos una huelga feminista. En Madrid paramos en todos los lugares, en todas las ciudades, barrios y pueblos, ocupamos las calles para hacer visibles nuestros trabajos, nuestras demandas y nuestros cuerpos. Y demostramos que si paramos nosotras, se para el mundo, que impulsamos y desarrollamos propuestas e ideas para pensar en otras vidas y otro mundo, que somos miles, millones, las mujeres dispuestas a conseguirlo, y vamos a por todas.

CRÍTICA

Es absolutamente cierto que si paran ellas, actualmente, se para el mundo, pero eso no encierra un mérito reseñable ya que son algo más del 50% de la población. Si paran los hombres también se para el mundo. Si paran los trabajadores de entre 18 y 42 también se para el mundo, si paran los diestros, si paran los morenos… La lista es tan extensa como aquellos atributos compartidos entre individuos que alcancen un número notable de éstos, el sexo no es más que uno de ellos.

 

Desigualdades generalizadas

MANIFIESTO

Dijimos que nadie podría mirar a otro lado frente a nuestras propuestas y nuestra centralidad en el mundo y lo conseguimos. Con la fuerza colectiva hemos ido abriendo espacios y consiguiendo algunos cambios, pero no todos ni para todas. Nuestras vidas siguen marcadas por las desigualdades, por las violencias machistas, por la precariedad, por procesos de exclusión derivados de nuestros empleos, la expulsión de nuestras viviendas, el racismo, por la no corresponsabilidad ni de los hombres, ni del Estado en los trabajos de cuidados.

CRÍTICA

Un párrafo absolutamente vacío. Es un párrafo fácil de escribir y difícil de rebatir puesto que habla de todo en general y de nada en particular. Cabe lanzar al viento preguntas que de tener respuesta se asentarían en sentimientos o generalizaciones descuidadas.

Desigualdades. ¿Cuáles? Violencias machistas ¿Cuántas? ¿Cuáles? Precariedad. ¿Es solo para las mujeres? Procesos de exclusión derivados de los empleos. Una vez más, ¿solo para las mujeres? Expulsión de viviendas. ¿Son los desahucios por cuestión de sexo? ¿No son por causas económicas? El racismo. ¿Depende el racismo de los cromosomas?

Vuelven «a la carga»

MANIFIESTO

Por eso este año volvemos a la carga, y convocamos también una huelga feminista de 24 horas, sabiendo que esto ni empieza ni acaba el 8 de marzo. Como en años anteriores es un proceso que ha empezado mucho antes, hemos estado construyendo propuestas, tejiendo redes, poniendo en marcha procesos de contagio hasta llegar a esta huelga y movilización en la que visibilizamos nuestras denuncias y exigencias.

CRÍTICA

Nos dicen que vuelven a la carga. Siguiendo este lenguaje bélico que utilizan, creo que no nos han dado ni la tregua de navidad, tan característica de las guerras.

 

Si no pueden ir a la huelga es por nuestra culpa (patriarcado)

MANIFIESTO

Sabemos que las posibilidades para participar en la huelga son distintas para cada una de nosotras, pues estamos atravesadas por desigualdades y precariedades que nos sitúan en lugares muy diversos frente al trabajo asalariado, los cuidados, el consumo, el ejercicio de nuestros derechos, la participación ciudadana según nuestra procedencia, la clase, la “raza”, la situación migratoria, la edad, la orientación sexual, la identidad de género y las distintas habilidades. Por eso la huelga feminista es una propuesta abierta en la que todas podemos encontrar una forma de participar.

CRÍTICA

Si este párrafo a lo que alude es que hay diferentes motivos por los que hay algunas mujeres que a lo mejor no pueden participar de forma activa en la huelga, me parece bien. Me parece menos bien que digan que están atravesadas por desigualdades y precariedades sin que éstas queden definidas.

 

Violencia machista y Ley del Aborto

MANIFIESTO

Formamos parte de las luchas contra las violencias machistas, por el derecho a decidir sobre nuestro cuerpo y nuestra vida.

CRÍTICA

Vuelven a hablarnos de las violencias machistas. Primeramente hay que definir. ¿Qué es la violencia machista? La  violencia machista es aquella dirigida a las mujeres por el mero hecho de serlo, es decir, por considerar que el sexo femenino es inferior y debe continuar en una posición de subordinación con respeto al masculino. ¿Seguimos pensando que hay violencia machista? – siempre hablo de forma generalizada, es seguro que hay un porcentaje de tipos sin la cualidad persona, que serán la horrible excepción a una bella regla – Por tanto, ateniéndonos a esa descripción, no creo que la violencia ejercida de un hombre a una mujer sea violencia machista per sé, sino que entran múltiples factores en juego. La violencia no tiene justificación ninguna, pero, en caso de producirse, no se puede aseverar que esa violencia se haya ejercido por considerar a la mujer inferior o por querer su sometimiento de manera sistemática.

En cuanto a lo de decidir sobre su propio cuerpo, entiendo que es una frase preciosa y que queda muy bien, y, a pesar, de ser yo más proabortista que antiabortista, entiendo que exista debate y que no se pueda trivializar con un tema tan controvertido y tan complicado como este. Discutía con un amigo, precisamente sobre este tema, y como todos estos “progres” se creía en la razón absoluta hasta que le planteé una serie de preguntas. Él, haciendo alusión a la frase de “cada uno es libre de hacer con su cuerpo lo que quiera” no se había planteado si una sola persona era la afectada por una decisión. Estaba en contra de coartar las libertades individuales y esa, sin duda, para él, era una libertad individual. Le hice una serie de preguntas para comprobar si estaba seguro de que era una libertad individual y pude ver como sus convicciones se resquebrajaban en cada pregunta y alegato que le hacía. ¿Es una decisión unipersonal?  Él hacía un símil con hacerse un tatuaje, es decir, utilizaba el “yo sobre mí”, pero, ¿es esto cierto? Si existe una relación de pareja en la cual por no tomar precauciones o porque éstas fallen, la mujer se quedara embarazada, como mínimo, deberíamos estar hablando de una decisión de dos personas, ya que son a dos personas a las que va a afectar. A partir de esta premisa – la pareja – Imaginemos dos supuestos:

Supuesto número 1. La mujer decide abortar sin el beneplácito de su pareja. En este caso, hasta hoy, el hombre tiene que aceptar la decisión unilateral de su mujer pese a querer ser padre.

Supuesto número 2. El hombre no quiere tener el niño y la mujer decide tenerlo. En este caso, el hombre, a pesar de haber manifestado no querer tener el niño, se hará cargo de los gastos de dicho niño en colaboración con la madre. Es decir, en esta situación, no solo la opinión del hombre no vale, como en el supuesto 1, sino que además quedará afectado en el plano económico, en el mejor de los casos, durante el resto de tu vida.

Yo le ponía un ejemplo muy estúpido para hacerme entender. Decía que veo perfecto que si una mujer, unilateralmente, decide tener un niño, va a una clínica de inseminación artificial, se insemina, se queda embarazada y luego decide abortar, estoy totalmente a favor suyo ya que no ha afectado a nadie ni emocional ni psicológica, ni económicamente. Además le comentaba que este ejemplo mío da origen a otra pregunta.

Este planificado argumento me llevó, sin solución de continuidad, a preguntarle que, una vez habiendo demostrado que no afecta únicamente a una persona (una cosa es demostrar y otra convencer), si podría afectar a tres personas. ¿Tres personas? Sí. Dejando de lado opiniones personales, éticas o religiosas y enfocando el problema desde una perspectiva puramente científica:

La actividad cerebral comienza alrededor de la semana 6 en torno a los 40 o 43 días de gestación pero no es hasta la semana 8 y 10 cuando comienza la verdadera actividad y desarrollo del cerebro.  (Gazzaniga, 2015)

Los polos temporal y frontal del cerebro se desarrollan entre las semanas 12 y 16. (Gazzaniga, 2015)

Hacia la semana 13 el feto empieza a moverse. Pero el feto no es todavía un organismo sensible y consciente, sino una especie de babosa marina, un cúmulo de procesos motores-sensoriales inducidos por actos reflejos que no corresponde a nada de un modo dirigido u ordenado. (Gazzaniga, 2015)

Ya en la semana 17 se forman numerosas sinapsis y se disparan hacia la semana 200. Hacia la semana 32, el cerebro fetal controla la respiración y la temperatura corporal.

Cuando nace el niño, el cerebro se parece al de un adulto, pero dista mucho de haber concluido su desarrollo. La corteza cerebral incrementa su complejidad durante años, y la formación de sinapsis prosigue durante toda la vida. (Gazzaniga, 2015)

Sergio Pérez Acebrón un investigador del German Cancer Research Center (Heidelberg, Alemania) Nos decía lo siguiente:

“Un electroencefalograma mide la actividad cerebral; tiene validez legal para decidir si alguien ha muerto, para decidir si alguien ha dejado de ser una persona viva. Aunque otros órganos funcionen, aunque ese corazón siga latiendo, se puede iniciar un proceso de donación de órganos, por ejemplo, de esos órganos que funcionan.

Ahora bien, partiendo del punto opuesto, ¿cómo es el encefalograma de los embriones? Bueno, los de 6 semanas y hasta las 12 semanas, carecen de actividad cerebral. A partir de la semana 13, empezamos a ver algunos destellos, neuronas que están migrando, que están conectándose. A partir de la semana 23, empieza a haber un encefalograma reconocible, que empieza a parecerse poco a poco al de una persona.

Si aceptamos la premisa de que usemos la actividad cerebral no sólo para marcar el final de la vida, sino también para el principio, podríamos decir que no estamos, legalmente, ante una «persona viva» antes de la semana 23, o si somos muy, muy, muy estrictos, antes de la semana 13: el primer trimestre de embarazo.

Yo entiendo que éste es un debate muy, muy complicado, pero los científicos no podemos y no debemos, dejar fuera del debate lo que sabemos del desarrollo embrionario.”

Hay materia de debate como vemos, pero normalmente la gente carente de argumentos en defensa de sus ideas evita el conflicto ante una derrota casi segura.

Hasta aquí la primera parte del comentario del manifiesto del pasado 8M. El manifiesto es mucho más extenso y lo seguiremos comentando en futuras publicaciones. Si quieres enterarte de su publicación puedes seguirnos en Facebook https://www.facebook.com/CosasdelCamino/.

Gracias por dedicar tiempo a salir de la mediocridad y la ineptitud donde la sociedad, al menos la mayor parte de ella, lleva tiempo instalada.

Seguimos.