El anuncio de Gillette y la supuesta masculinidad tóxica.

545
Gillette y la masculinidad tóxica

Desde luego este anuncio ya no necesita presentación.

Para los pocos que no lo hayáis visto, aquí os dejo el anuncio con subtítulos en castellano y paso a desgranarlo cuidadosamente, dando mis opiniones al respecto de cada uno de los temas que se tocan en sus escenas.

Como vemos el anuncio está repleto de tópicos machistas. Actitudes que se nos asignan a los hombres por haber nacido varones.

Acoso sexual masculino

Las primeras imágenes que vemos se corresponden con el movimiento #metoo, es decir, el acoso y la violencia sexual. Cuatro hombres se miran al espejo mientras una voz en off realiza la pregunta capital del anuncio “¿Es esto lo mejor a lo que un hombre puede aspirar?

 

Bullying masculino

Gillette nos muestra también a un grupo de niños persiguiendo a otro y haciéndole bullying. Según este anuncio el bullying parece ser un rasgo puramente masculino. Además la voz en off continúa diciendo que no podemos escondernos de ello y que lleva sucediendo toda la vida sin que apenas nos demos cuenta.

Por todos es sabido que las mujeres no hacen bulliying, ni marginan ni hablan mal de otras mujeres.

Actitudes machistas sin represión

El panorama que Gillette nos muestra a continuación es un estudio de grabación, o un pequeño show en directo, donde aparece una mujer negra trabajando de asistenta del hogar en una casa, a un hombre blanco (recalco los colores de la piel de los actores porque he visto que forman parte de una constante deliberada en el anuncio que en ningún caso puede ser una casualidad) tocándola el culo y el público riendo de dicha acción, mientras, la voz en off que guía el anuncio nos dice que somos cómplices de estas actitudes machistas.

Mansplaining

La cuarta figura hace referencia al neologismo anglófono mansplaining. El hombre adoptando una actitud condescendiente con la mujer, la toca en el hombro y explica lo que realmente ella quería decir. Mientras la mujer mira hacia abajo con resignación.

Gillette usa este polémico y controvertido neologismo y continúa atribuyendo al hombre esta actitud.

Más allá de este anuncio, el término se ha puesto seriamente en duda debido precisamente a la connotación negativa relativa al género masculino que conlleva.

Violencia

Esta escena raya la estupidez. Aparecen unos niños peleándose y los supuestos progenitores alrededor de una barbacoa diciendo “los niños siempre serán niños” ¿Quién, que goce de un juicio sano, puede pensar que unos padres no van a separar inmediatamente a un hijo que se está peleando? En esta escena se acepta la violencia innata de los niños sin castigarlos ni separarlos. Si esta es la actitud de los padres de los creativos del anuncio de Gillette, de verdad que lo siento mucho. Para colmo, aparecen más hombres blancos al lado de primitivas barbacoas repitiendo la frase “los niños siempre serán niños” como si esta clase de majaderías estuvieran aceptadas o aprobadas por el colectivo masculino.

El cambio

Pero algo cambia. Después de hacer hincapié nuevamente en el acoso sexual de hombres a mujeres, y poner de manifiesto lo cuantitativo de este tipo de agresiones, mediante una escena en que se multiplican las cadenas de televisión y noticias hablando de los mismo, aparece Terry Crews, actor y activista americano, defendiendo los nuevas conductas que tienen que adoptar los hombres para considerarse realmente hombres. Hombres buenos y distintos al hombre de siempre (malo por naturaleza). Estas imágenes contrarrestan las primeras y muestran a los hombres el camino a seguir. El desenlace del anuncio, después de la aparición de Terry Crews, lo que hace es poner de manifiesto lo abominable de estas acciones realizadas por los hombres y propone que, con esfuerzo, podemos cambiarlas. Curiosamente, además, si nos fijamos siempre son hombres de raza negra los que reprenden a hombres blancos ¿Qué hubiera pasado si hubiera sido al revés? ¿Son solo los hombres blancos heterosexuales los que tienen esta clase de comportamientos? Yo me debato en si son mensajes subliminales o simplemente continúan castigando al hombre blanco heterosexual aplicando su supremacismo moral y castigándole por ser un opresor histórico.

Según mi interpretación del anuncio, nos viene a decir que si nos lo proponemos, podemos luchar contra nuestra propia masculinidad y dejar de ser ese tipo de personas tóxicas que somos.

Gracias Gillette, de verdad, pero es difícil seguir un camino tan pedregoso y donde la mala hierba es el denominador común. A los hombres no nos gusta recorrer la senda de la mentira ni nos gusta escuchar soluciones a problemas inexistentes. Como se puede observar no soy el único ofendido por el anuncio de Gillette ya que cuando escribo estas líneas tiene las siguientes visualizaciones y ratio de votos positivos y negativos:

votos negativos anuncio gillette

Pero como no, no faltan medios de comunicación, como este artículo de la vanguardia que nos digan que si hemos entendido el anuncio de esta manera que sostengo, solo tenemos tres opciones:

  • Ser de ultraderecha
  • Ser antifeminista
  • Ser parte del problema

Vuelta a su supremacismo moral. Según ellos, el problema existe y es irrebatible, es un hecho. Si no piensas así es que eres parte del problema. No es ya solo que la carga de la prueba recaiga en la defensa, sino que la defensa es propia de seres inferiores, machistas y carentes de empatía.

Una pena que una marca que históricamente ha defendido la verdadera masculinidad ahora nos la venda como este conjunto de comportamientos tan deleznables. Sinceramente me gustaría que volvieran a la senda de los anuncios de los 90. Llamadme retrógrado o machista si queréis, pero este anuncio me encanta.

También me ha encantado la respuesta al anuncio de Gillette realizada por una firma de relojes (Edgar Watches) donde se ensalza la masculinidad y se arrojan ciertos datos (de EEUU) que las corrientes neofeministas no deben conocer:

  • Los hombres representan el 93% de las muertes en los lugares de trabajo. Oficina de Trabajo y Empleo de Estados Unidos
  • Los hombres representan más del 97% de las muertes en guerra
  • El 79% de las víctimas de homicidio son hombres. Oficina de Drogas y Violencia en Norteamérica
  • Casi la mitad de padres sin derechos de visita todavía financian la manutención de sus hijos
  • El 80% de los suicidios son protagonizados por hombres (OMS)

Yo, como Edgar Watches, también veo lo bueno de los hombres y su masculinidad.