Los peligros de la concentración bancaria

140
Concentración bancaria españa

En las décadas de los 80 y los 90 en España existían, además de cajas, lo que se llamaban los ocho grandes bancos. Banco Bilbao, Banco Vizcaya, Argentaria, Santander, Banesto, Popular el Central y el hispano.

¿Qué ha pasado con los grandes bancos españoles?

Entre OPAs, quiebras (falsas o verdaderas) y adquisiciones, los bancos han quedado estructurados de la siguiente manera: BBVA (Banco Bilbao, Banco Vizcaya y Argentaria) y Santander (Santander, Central, Hispano y el recientemente adquirido banco Popular). Se ha llevado a cabo un proceso de concentración bancaria. 

Apenas 16 entidades controlan un 90% del mercado español; y cuatro de ellas (Santander, BBVA, Caixabank, y Bankia), más  del 60% de las operaciones de activo y pasivo que se realizan en nuestro país.

¿Qué riesgos y desventajas tiene para la sociedad la concentración bancaria?

Esta concentración bancaria donde, ahora mismo, estos dos grandes bancos dominan con creces el panorama económico nacional, trae consigo una serie de desventajas para el conjunto de la sociedad española.

  • Debido a la concentración masiva de activos financieros pueden formar parte de decisiones para el conjunto de la sociedad española de las que deberían ser ajenos.  Influencia política.
  • Tienden a la reducción del personal, que se traduce en la elevación de las cifras del paro, que está sustentado por la población activa.
  • Reducción del número de oficinas y aumento de gestión de activos totales medios por empleado. Supone peores servicios para el ciudadano y peores condiciones para el trabajador.
  • Reducción de oferta de competencia
  • Ante decisiones bancarias equivocadas, por la gran acumulación de activos de las que gozan, pueden poner en riesgo al conjunto de la comunidad. Riesgo sistémico.

Recuerdo unas líneas de Mario Conde, donde decía que “algo que pone en riesgo sistémico a una comunidad no puede permanecer íntegramente en manos de lo privado. La comunidad debe ocuparse de aquello que puede destruirla”.

Es terrible ver como asistimos impasibles a la destrucción de dinero por parte de la banca, al cierre de la circulación del crédito a las empresas, a la destrucción de servicios y puestos de trabajo sin siquiera ser plenamente conscientes de ello.

El banco debe recordar su misión principal.

El sector bancario debe centrarse en la que es su función principal: la creación de dinero a partir del crédito. El término crédito procede del verbo latino credere (confiar). Me parece una forma muy elegante de describir la esencia del crédito. Tienen que poner ese dinero, que no es otro que el del  conjunto de ahorradores, al servicio de proyectos empresariales viables que fomenten el crecimiento de la economía española.